portada
 

CLÍNICA VETERINARIA TRAMUNTANA
CONOCE CÓMO CUIDAR MEJOR DE TU MASCOTA: CUIDADOS DEL PERRO

perro

Una vez hemos incorporado a la familia un nuevo miembro (de cuatro patas), debemos tener una serie de cuidados con el fin de mejorar su salud, educarle, darle una buena calidad de vida y prevenir el contagio de ciertas enfermedades que pueden trasmitirnos (zoonosis).

El perro es un animal social: no puede vivir solo. No tiene el concepto de familia que poseemos los humanos, para él la familia es una manada y buscara su ubicación dentro de la estructura jerárquica de la misma, por eso se producirán competiciones por algunos recursos: comida, zona de descanso (sofá), objetos. Por ello, los integrantes del grupo familiar deberán seguir una misma línea de actuación con el cachorro para educarlo y que tenga claro que es el último de la jerarquía.

La etapa de socialización abarca desde las 3 a las 12 semanas de vida. Es un periodo muy importante en cuanto a educación ya que marca el comportamiento de adulto. Su inicio suele coincidir con la separación del cachorro de la camada y la llegada a casa. Es el momento ideal para empezar a educarle: habituarle a los ruidos ambientales (ruidos de la calle), caricias, relaciones con otros perros, relaciones con otras personas (adultos, niños, ancianos), enseñarle a estar solo, empezar a enseñarle hábitos higiénicos (aunque algunos no aprenden hasta los 5 o 6 meses).

La educación debe hacerse siempre en positivo. Castigar significa emplear un estimulo lo más leve posible, nunca pegar o hacer daño físico al perro: la violencia provoca la autodefensa que se manifiesta en respuesta de agresividad o de temor.

Un cachorro desarrollado en un ambiente pobre de estímulos es probable que desarrolle fobias y pueden llegar a tener problemas de comportamiento difíciles de resolver.

Al mes de vida es conveniente realizar la primera visita al veterinario con el fin de realizar una exploración física y la primera desparasitación interna preventiva, así como aconsejar al propietario sobre los cuidados, educación y dieta mas adecuada para el cachorro.

Al mes y medio se le pondrá la primera vacuna: moquillo y parvovirosis.

A los dos meses y medio se pondrá la segunda dosis de vacuna: moquillo, parvovirosis, hepatitis, leptospirosis (zoonosis) y parainfluenza.

A los tres meses y medio se pondrá la tercera dosis de vacunas (la misma que la anterior). En las razas con predisposición a tener displasia de cadera o codos (como son las razas grandes o de crecimiento rápido) se les empieza a administrar condroprotectores durante los meses de crecimiento.

A los cuatro meses se pondrá la vacuna de rabia (zoonosis), se identificara con el chip y se le hará la cartilla definitiva: el pasaporte.

A los seis meses se realizara un análisis de Leishmaniosis con el fin de confirmar que no tiene anticuerpos de esta enfermedad. Una vez comprobado se procederá a la vacunación que se aplicara en tres inyecciones cada 21 días.

A los 8 meses se explorara al animal para comprobar el cambio correcto de dentición y el correcto crecimiento del cachorro.

Al año se cambiara el pienso de cachorro, por pienso de adulto de calidad.

ANTIPARASITARIOS INTERNOS

Los parásitos intestinales suelen ser frecuentes en los primeros meses de vida del cachorro y por tanto es importante llevar un buen programa de desparasitación. Los medicamentos que se utilizan los primeros meses cubren los parásitos que el cachorro tiene con mas frecuencia: nematodos (gusanos redondos) y cestodos (gusanos planos), pero existen otros parásitos que se dan con menos frecuencia y que no son eliminados con este tratamiento. Si el animal presenta diarreas intermitentes o picor anal, se deben hacer análisis de heces para detectar giardias o coccidios y tratar adecuadamente.

Cada 3 meses avisamos, mediante llamada telefónica, a los clientes para recordarles que realicen estas desparasitaciones.

ANTIPARASITARIOS EXTERNOS

Es importante mantener a los animales libres de pulgas y garrapatas no solo por motivos de higiene sino además porque pueden trasmitir enfermedades como las teniasis (zoonosis) que la trasmiten las pulgas y la erliquiosis que la trasmiten las garrapatas. Aunque no es muy frecuente, la garrapata puede parasitar a los propietarios trasmitiendo una enfermedad conocida con el nombre de Fiebre Q.
Además de las pulgas y las garrapatas deberíamos proteger a nuestros perros contra la picadura del mosquito flebótomo, trasmisor de la enfermedad llamada Leishmaniosis (zoonosis).

Existen muchos productos en el mercado, algunos no sirven para nada y otros hay que combinarlos para que sean eficaces contra pulgas, garrapatas y mosquito flebótomo.

La prevención hay que hacerla antes de que el animal se infeste, por eso en la zona donde vivimos es recomendable ponerles el producto desde mediados de marzo hasta finales de noviembre.

Sin embargo a los animales que muestran algún tipo de alergia hay que protegerles durante todo el año.

Prevención Leishmania: es una enfermedad producida por un parasito de la sangre y trasmitida por un mosquito. Se trata de una enfermedad que puede afectar a varios órganos: piel, ojos, riñones, articulaciones, por tanto la sintomatología es muy variada.

En nuestra zona geográfica la prevalencia es muy elevada, por eso es importante su prevención. Se recomienda:

- Utilizar repelentes de mosquito desde el mes de marzo a noviembre.
- Evitar que el animal duerma al aire libre.
- Vacunar.

Prevención Erlichia: es una enfermedad producida por un parasito de la sangre y trasmitida por una garrapata. Esta enfermedad presenta signos clínicos muy diversos según en que fase se presente: aguda, sub-aguda o crónica. Para prevenirla se recomienda:

- Control de garrapatas de marzo a noviembre.
- Análisis de sangre anual.

 

leishmaniosis1 leishmaniosis2
LEISHMANIOSIS CANINA LEISHMANIOSIS CANINA

VACUNAS

El cachorro es un animal muy propenso a adquirir determinadas enfermedades infecciosas, especialmente a partir de los dos meses, que es cuando los anticuerpos maternales suelen desaparecer de su organismo.

Moquillo: es una enfermedad vírica muy contagiosa que afecta al aparato digestivo, respiratorio y nervioso. Por lo tanto produce diarrea, fiebre, mocos, tos, tics y ataques nerviosos. El tratamiento es muy costoso y suele dejar secuelas nerviosas (ataques), si el cachorro sobrevive.

Hepatitis: es una enfermedad vírica que afecta al hígado, riñones, ojos y endotelio de los vasos sanguíneos.

Leptospirosis: enfermedad bacteriana que causa lesiones en el hígado y riñón provocando una insuficiencia renal aguda. Es una zoonosis. La mortalidad es del 70 al 90%.

Parvovirosis: enfermedad vírica de curso muy agudo que provoca diarreas con sangre, vómitos y grave deshidratación. El animal puede morir en 24-72 horas.

Tos de las perreras: es un proceso vírico que afecta a la traquea y en ocasiones a los bronquios. Esta producido por adenovirus y parainfluenza canina. No es un proceso grave, pero si molesto ya que el animal no para de toser.

Rabia: es una zoonosis. Afortunadamente no existe en nuestro país, pero es muy frecuente en el norte de África y en el sur de Francia. Es la única vacuna obligatoria en la mayoría de comunidades autónomas.

Para mantener un buen nivel de inmunidad, es imprescindible revacunar anualmente a nuestro perro contra estas enfermedades. Para evitar olvidos la Clínica Veterinaria Tramuntana envía una carta de recuerdo unos días antes de la fecha que le corresponda.

ALIMENTACION

Existen en el mercado multitud de piensos, pero no todos cubren por igual las necesidades del animal.

A lo largo de la vida de nuestra mascota sus necesidades cambian con la edad o con la aparición de cierta enfermedades, su dieta debe adaptarse a estos cambios así pues existen dietas de iniciación (transición desde la leche materna hacia una alimentación sólida), de cachorro, de adulto, de abuelete, para obesos, para gestantes, para diabéticos, para animales más activos, etc.

Hay que procurar darle un pienso de gama alta ya que los ingredientes son de mejor calidad y mejoran la disponibilidad, digestibilidad de los nutrientes, el pelaje, aumentan el aporte de vitaminas, minerales, ácidos grasos y proteínas.

CASTRACION Y ESTERILIZACIÓN

La castración se realiza en los machos con el fin de evitar malos hábitos de marcaje, para tratar de corregir algún tipo de comportamiento o para evitar enfermedades como tumores o hiperplasia de próstata.

En la hembra se ha comprobado que si la esterilización se realiza antes del primer celo, disminuimos en un 99% los tumores de mama y en un 100% los tumores y quistes de ovario y las infecciones de útero.

Todavía somos reacios a este tipo de intervenciones pero esta demostrado que la longevidad de un animal castrado aumenta: en gatos un 36%, en perros un 24%, en gatas un 40% y en perras un 20%.

BAÑO Y CEPILLADO

Siempre se ha dicho que un cachorro no se puede mojar hasta no estar completamente vacunado. Según nuestra experiencia, si el animal está sucio o tiene parásitos, es preciso darle un baño. Se llevará a cabo con agua templada, con un champú especial para cachorros y se secará bien con secador (aunque sea verano).

No es conveniente bañar muy a menudo, una vez al mes será más que suficiente (salvo excepciones). Siempre se utilizará un champú acorde al pelaje y tipo de piel del animal.

El cepillado es conveniente hacerlo a diario o semanal dependiendo del tipo de pelo. Es fundamental para mantener un manto en buenas condiciones: airear el pelo, mantenerlo sin nudos y quitar el pelo muerto. Hay que empezar en una edad temprana para que el cachorro se acostumbre.

HIGIENE DENTAL

La salud bucal es fundamental para la salud general. El sarro dental es muy frecuente, en los animales de compañía, sobre todo en razas pequeñas y medianas. Al principio es un problema estético, pero con el tiempo se convierte en un problema de halitosis, gingivitis, abscesos y enfermedad periodontal que puede llevar a la pérdida de piezas dentarias, así como la aparición de enfermedades provocadas por la absorción en sangre de las toxinas formadas, causando daños permanentes al corazón y riñones. Al formarse el sarro produce deformaciones dentarias, lo cual se manifiesta con la aparición de diarreas, vómitos, decaimiento, pérdida del apetito, etc.

Igual que los humanos, que necesitan cepillarse los dientes y visitar al dentista, los perros necesitan dos cepillado semanales y un control veterinario para detectar problemas dentales.

A muchos propietarios de perros, esto les resulta tedioso, o muy dificultoso, existen alternativas en el mercado: piensos, líquidos que se añaden al agua de bebida, golosinas con clorofila, juguetes, etc.

Más artículos
Página principal